Meditación del 26 de setiembre

Escrita por Pbro. Luis A. Zazano

Evangelio según san Marcos 9, 38-43.45.47-48

Juan le dijo a Jesús: «Maestro, hemos visto a uno que expulsaba demonios en tu Nombre, y tratamos de impedírselo porque no es de los nuestros».
Pero Jesús les dijo: «No se lo impidan, porque nadie puede hacer un milagro en mi Nombre y luego hablar mal de mí.

Y el que no está contra nosotros, está con nosotros.

Les aseguro que no quedará sin recompensa el que les dé de beber un vaso de agua por el hecho de que ustedes pertenecen a Cristo.
Si alguien llegara a escandalizar a uno de estos pequeños que tienen fe, sería preferible para él que le ataran al cuello una piedra de moler y lo arrojaran al mar.
Si tu mano es para ti ocasión de pecado, córtala, porque más te vale entrar en la Vida manco, que ir con tus dos manos a la Gehena, al fuego inextinguible.
Y si tu pie es para ti ocasión de pecado, córtalo, porque más te vale entrar lisiado en la Vida, que ser arrojado con tus dos pies a la Gehena.
Y si tu ojo es para ti ocasión de pecado, arráncalo, porque más te vale entrar con un solo ojo en el Reino de Dios, que ser arrojado con tus dos ojos a la Gehena, donde el gusano no muere y el fuego no se apaga.

Motivar más que escandalizar

1) Hemos visto: Si hay algo que debes trabajar es la unidad. Apuntemos todos para el mismo lado. Somos una sociedad dividida y familias divididas. No nos ponemos de acuerdo y siempre queremos tomar el protagonismo, ese mismo protagonismo que nos lleva a que cuando agarramos algo lo empezamos de cero y no le damos continuidad. Creemos que todo lo anterior está mal hecho y conmigo todo será nuevo. Esto pasa a nivel Iglesia, gobierno, familia y también en tu ego interior. No dejes que el bichito de la soberbia y de la envidia te piquen.

2) Escandalizar: Todos escandalizamos de una u otra manera. Somos humanos. Pero es aquí donde debemos trabajar, en tratar de descubrir qué debemos cambiar para no generar escándalo. Esto nos ayuda a ser mejores, por eso fíjate qué tenés que cambiar para no generar incomodidad en otros. Por ejemplo, en mi caso, te reconozco que soy re mal hablado (digo muchas malas palabras) y sé que no queda bien, pero la lucho, por un bien para mí y para los demás. Fíjate qué debes trabajar vos.

3) Córtate: Trabaja tu interior y mira aquello que vos ves que no te está ayudando. Trata de ponerle un corte a situaciones y personas que no te ayudan en la vida para ser una mejor persona. Fíjate qué tenés que cortar para que no se te corte la vida.
Hoy te recuerdo que no estás sola, no estás solo. No estoy ni estamos para juzgarte, sino para acompañarte. Nos ayudemos, que juntos podemos vencer eso que tanto nos ata a nosotros mismos.

Fuente: https://misionerosdigitales.com/author/pbro-luis-a-zazano

Comments are closed.

newspaper templates - theme rewards