A TODOS LOS EDUCADORES Y EDUCADORAS DE LOS CENTROS DE ESCOLAPIAS DEL MUNDO

Queridos educadores y educadoras:

“Vivimos tiempos de gozo y esperanza a la vez que de grandes desafíos”1. Esta frase, de un documento de trabajo referido a los educadores en la preparación previa a los capítulos que celebramos durante el año 2019, cobra nueva actualidad leída en el contexto de pandemia que estamos viviendo. El confinamiento, la enfermedad y la dureza de muchas situaciones vividas, nos han desafiado y sigue desafiando nuestra labor docente. Esta dificultad nos pone a prueba, pero la vivimos con esperanza, con honda satisfacción de educar a nuestros alumnos y ayudar a sus familias aún en medio de un tiempo de crisis.

La Congregación General queremos reconocer y agradecer la inmensa labor desarrollada por todos los educadores y educadoras, personal de administración y servicios, religiosas y laicos, de todo el mundo que forman parte de las comunidades educativas de los Colegios y Centros de Escolapias. ¡Gracias! Somos conscientes del inmenso esfuerzo que estáis realizando.

Durante el mes de mayo nos hemos comunicado a través de videoconferencias, con las Congregaciones Provinciales y de Delegación de los 21 países en las que las Escolapias estamos presentes. Y hemos recibido un testimonio común: Que durante este tiempo de confinamiento todos los Educadores Escolapias estáis dando lo mejor de vosotros y estáis llevando a cabo una magnífica tarea educativa.

Los Equipos Directivos y los educadores estáis dando ejemplo de una gran entrega, dedicación y generosidad, sin límite de horas y desarrollando al máximo creatividad e innovación pedagógicas. Las nuevas tecnologías os han permitido el seguimiento de los alumnos, las familias y la impartición de clases. Y en los lugares donde no ha alcanzado la tecnología, no ha faltado igualmente dedicación, entrega y despliegue de muchas y variadas iniciativas.

En los países donde los Colegios no reciben ninguna ayuda económica de los Gobiernos y las familias se han quedado sin trabajo, los Centros no sólo se han resentido económicamente, sino que han tenido que reducir salarios y puestos de empleo. No por ello los profesores afectados han dejado de atender a los alumnos y sus familias. Gestos de generosidad que miden la talla humana y profesional de nuestros educadores. ¡Gracias, gracias!

Es motivo de satisfacción comprobar que el carisma de Santa Paula Montal está vivo en tantos lugares del mundo y sobre todo en el corazón de los profesores, maestros y maestras que viven con pasión su vocación de educar.

Durante este tiempo de pandemia que nos está tocando vivir, habéis puesto en relieve, los valores significativos que caracterizan nuestra Identidad Escolapia, éstos son la fuente de energía que nos alimenta y reflejo de lo más positivo que tenemos:

– Amor a los niños. Respeto, acompañamiento y especial atención a los más desfavorecidos.

– Sentido de transcendencia y libre adhesión a la persona de Jesús.

– Alegría y entusiasmo.

– Sencillez y humildad.

– Cercanía y cordialidad en el trato, con una cuidada atención personalizada a los alumnos y

sus familias.

– Paciencia, para acompañar cada proceso.

– Búsqueda de la Verdad.

– Responsabilidad y dedicación al trabajo bien hecho.

– Adecuada reparación profesional e innovación.

– Trabajo en equipo. Corresponsabilidad y confianza en las personas.

– Justicia, solidaridad y compromiso.

Vivir y transmitir la identidad Escolapia es un reto que vivimos con optimismo y esperanza, en nuestro día a día. Seglares y religiosas nos unimos para dar vida el carisma y para servir a la misión educadora de la Iglesia. Lo hacemos con fidelidad creativa al legado de Santa Paula Montal.

Compartir carisma y misión es un dinamismo que nos ayuda a crecer y vivir la vocación educadora escolapia. Nos da alegría y fortaleza saber que participamos del mismo carisma al cual “todos somos llamados, y todos somos necesarios”

Queridos educadores, nos espera un futuro incierto en la educación, pero afrontamos los nuevos retos cargados de esperanza y posibilidades. ¡Mucho ánimo!

Nuestros recuerdo y oración por todos los que han perdido familiares y amigos a causa del Covid19. Que Santa Paula Montal y San José de Calasanz sigan velando por nuestras Escuelas en todo el Mundo

Un abrazo

Asunción Pérez, Marta Ramírez, Fina Costa-Jussà, Valéria Pereira y Urszula Kwaśniewska

Roma, 7 de junio de 2020   –   Solemnidad de la Santísima Trinidad

Comments are closed.

newspaper templates - theme rewards