Meditación del 14 de noviembre

Escrita por Pbro. Luis A. Zazano

Evangelio según San Lucas 18,1-8.

Jesús enseñó con una parábola que era necesario orar siempre sin desanimarse:
«En una ciudad había un juez que no temía a Dios ni le importaban los hombres;
y en la misma ciudad vivía una viuda que recurría a él, diciéndole: ‘Te ruego que me hagas justicia contra mi adversario’.
Durante mucho tiempo el juez se negó, pero después dijo: ‘Yo no temo a Dios ni me importan los hombres,
pero como esta viuda me molesta, le haré justicia para que no venga continuamente a fastidiarme’».
Y el Señor dijo: «Oigan lo que dijo este juez injusto.
Y Dios, ¿no hará justicia a sus elegidos, que claman a él día y noche, aunque los haga esperar?
Les aseguro que en un abrir y cerrar de ojos les hará justicia. Pero cuando venga el Hijo del hombre, ¿encontrará fe sobre la tierra?».

La oración es poderosa.

1) Orar: no te das cuenta cuán fuerte es la oración en tu vida y cuánto puede hacer en vos. Pero, sin embargo, es uno de los elementos que más nos cuesta mantener o cuidar. Hoy recordá que la oración puede llevarte a romper límites en tu vida, puede darte seguridad y ánimo, como así también claridad. No te desanimes porque la oración es el arma para romper aquello que crees que es imposible.

2) La viuda: es aquí donde vemos la humildad y la perseverancia, dos elementos clave que debemos cultivar en nuestras vidas. Hay veces que no somos constantes en lo que debemos hacer o nos cuesta llevar acabo aquello que debemos lograr. La humildad y la oración son los pilares de la santidad.

3) El juez: la oración puede ayudar a poner en remojo los corazones duros. No tengas miedo en pedir, rezar y perseverar. No dejes de luchar por aquello que tu corazón dice con claridad, no dejes que nadie con su dureza destruya ese sueño que Dios tiene pensado para ti. No temas, la oración lo cambia todo.

Fuente: https://misionerosdigitales.com/author/pbro-luis-a-zazano

Comments are closed.

newspaper templates - theme rewards