Meditación del 15 de octubre

Escrita por Pbro. Luis A. Zazano

Evangelio según San Lucas 11,47-54

Dijo el Señor:
«¡Ay de ustedes, que construyen los sepulcros de los profetas, a quienes sus mismos padres han matado!
Así se convierten en testigos y aprueban los actos de sus padres: ellos los mataron y ustedes les construyen sepulcros.
Por eso la Sabiduría de Dios ha dicho: Yo les enviaré profetas y apóstoles: matarán y perseguirán a muchos de ellos.
Así se pedirá cuanta a esta generación de la sangre de todos los profetas, que ha sido derramada desde la creación del mundo:
desde la sangre de Abel hasta la sangre de Zacarías, que fue asesinado entre el altar y el santuario. Sí, les aseguro que a esta generación se le pedirá cuenta de todo esto.
¡Ay de ustedes, doctores de la Ley, porque se han apoderado de la llave de la ciencia! No han entrado ustedes, y a los que quieren entrar, se lo impiden.»
Cuando Jesús salió de allí, los escribas y los fariseos comenzaron a acosarlo, exigiéndole respuesta sobre muchas cosas
y tendiéndole trampas para sorprenderlo en alguna afirmación.

La hipocresía mata

1) Constructor de sepulcros: la envidia y la competencia puede llevarte a ser una persona agresiva, a la defensiva, tosca y hasta cerrada. Esto te lleva a ver al cercano a vos como una amenaza para tu crecimiento y caes en un féretro, estás atento para matarlo a tu hermano y hasta festejas cuando al otro le va mal. Capaz que no festejas, pero sacas tajada de algún beneficio. Es mirar tu conveniencia a cuestas del otro y no junto al otro. Por favor, no seamos cristianos hipócritas, que el domingo cuando voy a misa me golpeo el pecho, pero en la semana ridiculizo a mi esposa, o a mi esposo, o a mis hijos, o a mis padres. Así los matas… Que la hipocresía de muchos no te haga una persona con caretas.

2) La llave de la ciencia: qué duro cuando no hay diálogo y la persona cree tener la razón, cuando uno se cierra y no escucha. La vida se le hace difícil, aunque creas que no… Cuando uno cree tener la respuesta a todo y cree que la verdad solo la tiene él o ella, lo único que logra es heridas y muertes. Porque al que trata de ayudar o aconsejar lo aparta de su vida o la ridiculiza, entonces así no dan ganas de decir nada o ayudar. ¡Que no te pase a vos! Abrite siempre al diálogo, escucha, aunque creas tener la razón.

3) Acusarlo: Jesús al decir esto se gana enemigos. Siempre cuando uno dice la verdad ante personas «hipócritas», por más religiosas que fueren (porque eran escribas y fariseos -super religiosos-), te tomarán por enemigo y te buscarán liquidar. Pero también puede ser que vos tomes por enemigo o enemiga a aquella persona que trata de hacerte ver que tenés puesta una careta. Defendé la verdad, pero no te ganes enemigos por tu cerrazón o por tu imprudencia. Gana vidas para Dios desde tu forma de ser y tu humildad.

Fuente: https://misionerosdigitales.com/author/pbro-luis-a-zazano

Comments are closed.

newspaper templates - theme rewards