Meditación del 19 de setiembre

Escrita por Pbro. Luis A. Zazano

Evangelio según san Marcos 9, 30-37

Al salir de allí atravesaron la Galilea; Jesús no quería que nadie lo supiera,
porque enseñaba y les decía: «El Hijo del hombre va a ser entregado en manos de los hombres; lo matarán y tres días después de su muerte, resucitará».

Pero los discípulos no comprendían esto y temían hacerle preguntas.
Llegaron a Cafarnaún y, una vez que estuvieron en la casa, les preguntó: «¿De qué hablaban en el camino?».
Ellos callaban, porque habían estado discutiendo sobre quién era el más grande.
Entonces, sentándose, llamó a los Doce y les dijo: «El que quiere ser el primero, debe hacerse el último de todos y el servidor de todos».
Después, tomando a un niño, lo puso en medio de ellos y, abrazándolo, les dijo:
«El que recibe a uno de estos pequeños en mi Nombre, me recibe a mí, y el que me recibe, no es a mí al que recibe, sino a aquel que me ha enviado».

Piensa en darte

1) La enseñanza: Jesús recuerda siempre la cruz y la resurrección, pues son los dos elementos que han de habitar en la vida de un cristiano. Jesús te lo recuerda y me lo recuerda, para que no nos olvidemos.

2) El poder: Cuántos buscan poder y estatus de la Iglesia. Algunos hasta se sirven de ella y más si hay plata de por medio. Es por ello que tenemos que recordar que esto es puro servicio. Estás llamado a servir a la Iglesia y no a servirte de la Iglesia.

3) La humildad: Esto rige en tu vida y debe ser ley en tu vida. No andes “selfiando” todas las cosas lindas que haces, no somos populistas, somos cristianos que buscan salvar almas. Yo sé que vos podes y que con vos logramos muchas cosas, que lindo saber que sos de nuestro equipo, que sos Iglesia.

Fuente: https://misionerosdigitales.com/author/pbro-luis-a-zazano

Comments are closed.

newspaper templates - theme rewards