Meditación del 21 de diciembre

Escrita por Pbro. Luis A. Zazano

Evangelio según San Lucas 1,39-45.

María partió y fue sin demora a un pueblo de la montaña de Judá.
Entró en la casa de Zacarías y saludó a Isabel.
Apenas esta oyó el saludo de María, el niño saltó de alegría en su seno, e Isabel, llena del Espíritu Santo,
exclamó: «¡Tú eres bendita entre todas las mujeres y bendito es el fruto de tu vientre!
¿Quién soy yo, para que la madre de mi Señor venga a visitarme?
Apenas oí tu saludo, el niño saltó de alegría en mi seno.
Feliz de ti por haber creído que se cumplirá lo que te fue anunciado de parte del Señor»

Los tipos de alegría.

1) La alegría física: puede ser externa o interna. La externa refiere al humor, por ejemplo, un buen chiste. Mientras que la interna es un gozo que toca el corazón, como esa mamá que acaba de tener a su hijo o hija en brazos o ese papá que muestra a su bebé. Son esas alegrías que te animan a llevar el día con fuerza.

2) Alegría psíquica: el tener la capacidad de ver lo positivo del día y de la vida. Aprender a ver que en tu vida hay cosas positivas incluso en tanto mal. Es ponerle actitud a la vida y saber que en todo siempre hay algo bueno. Cuando logras descubrir eso las balas de la tristeza no entran en tu corazón. Seguro que ayer algo bueno tuviste, y antes de ayer también, y antes de antes de ayer también. En fin…

3) Alegría espiritual: es aquella alegría que solo se logra en ese encuentro con Jesús. Eso que te hace saltar de gozo como a Isabel. El saberte tocado y tomado por Dios te lleva a Él y te llena tanto de Él que te hace cometer locuras de amor como a Francisco de Asís o a Teresa de Calcuta o al mismo Don Bosco. El lograr eso de tener una conexión con Dios total (que reconozco que es difícil) te llevará a mantener siempre la alegría. Hoy vos sos una alegría para mí, ¡gracias! #SigamosLaEstrella #CaminoaBelén

Fuente: https://misionerosdigitales.com/author/pbro-luis-a-zazano

Comments are closed.

newspaper templates - theme rewards