Meditación del 22 de diciembre

Escrita por Pbro. Luis A. Zazano

Evangelio según San Lucas 1,46-56.

María dijo entonces:
«Mi alma canta la grandeza del Señor,
y mi espíritu se estremece de gozo en Dios, mi Salvador,
porque él miró con bondad la pequeñez de tu servidora.
En adelante todas las generaciones me llamarán feliz».
Porque el Todopoderoso ha hecho en mí grandes cosas:
¡su Nombre es santo!
Su misericordia se extiende de generación en generación
sobre aquellos que lo temen.
Desplegó la fuerza de su brazo, dispersó a los soberbios de corazón.
Derribó a los poderosos de su trono y elevó a los humildes.
Colmó de bienes a los hambrientos
y despidió a los ricos con las manos vacías.
Socorrió a Israel, su servidor,
acordándose de su misericordia,
como lo había prometido a nuestros padres,
en favor de Abraham y de su descendencia para siempre».
María permaneció con Isabel unos tres meses y luego regresó a su casa.

Cantar las cuarenta.

1) María dijo: María es una mujer de fe, a ella seguro que le sorprendió todo lo que empezó a vivir en su vida. Todo eso que, capaz que en su momento la asustó, hoy lo agradece. Algo que capaz que te pasa o pasó, como a mí. Cuántos miedos y luchas internas en uno cuando Dios te pone algo en tu vida, y hoy debes agradecerle porque te permitió un giro en vos. Hoy pienso y recuerdo ese susto en mi vida cuando me estaba por tirar a este camino de la vocación. ¿Dudas? ¡Uff! hacían fila en mi cabeza. Hoy debo agradecerle por tantas cosas vividas. ¿Y vos?

2) Los humildes: hoy se te invita a vivir la humildad. No te agrandes, no dejes que el bichito de la soberbia te pique. En esta Navidad volvé a vos. No dejes que la fiebre del consumo te tome. No dejes que todo lo logrado en este año te haga sentir que sos superior o más persona que otra. Hoy capaz que como propuesta podés mirar un ratito el pesebre e imaginarte que estas allí.

3) Su misericordia: hoy Dios te invita a volver a Él con todas. Es por eso que, así como salimos a hacer compras y preparar todo para el 24 a la noche, salí a recibir la misericordia y acércate a un confesionario. La misericordia se sigue extendiendo de generación en generación.

Fuente: https://misionerosdigitales.com/author/pbro-luis-a-zazano

Comments are closed.

newspaper templates - theme rewards