Meditación del 23 de diciembre

Escrita por Pbro. Luis A. Zazano

Evangelio según San Lucas 1,57-66.

Cuando llegó el tiempo en que Isabel debía ser madre, dio a luz un hijo.
Al enterarse sus vecinos y parientes de la gran misericordia con que Dios la había tratado, se alegraban con ella.
A los ocho días, se reunieron para circuncidar al niño, y querían llamarlo Zacarías, como su padre;
pero la madre dijo: «No, debe llamarse Juan».
Ellos le decían: «No hay nadie en tu familia que lleve ese nombre».
Entonces preguntaron por señas al padre qué nombre quería que le pusieran.
Este pidió una pizarra y escribió: «Su nombre es Juan». Todos quedaron admirados.
Y en ese mismo momento, Zacarías recuperó el habla y comenzó a alabar a Dios.
Este acontecimiento produjo una gran impresión entre la gente de los alrededores, y se lo comentaba en toda la región montañosa de Judea.
Todos los que se enteraron guardaban este recuerdo en su corazón y se decían: «¿Qué llegará a ser este niño?». Porque la mano del Señor estaba con él.

La alegría que se cumple.

1) En el tiempo: qué lindo y qué duro saber que todo tiene su tiempo. Hay veces que uno quiere que el tiempo no pase, pero hay otras veces que uno quiere que pase rápido este momento porque no se aguanta. En fin, hay veces que queremos volver al pasado porque creemos que es mejor que lo que estamos viviendo en el presente, y hay veces que queremos ir al futuro porque la ansiedad nos come junto a la ilusión. Hoy estás invitado a vivir el presente de la mejor manera. Todo tiene su tiempo. Aprende a sacarle jugo al presente y recordá que solo de vos depende tu vida. Nadie depende de vos y vos no dependés de nadie. El tiempo es el evaluador de tu vida y la de los que te rodean. El tiempo dirá quién es quién y juzgará no lo que sos, pero sí lo que hiciste.

2) Los que acompañan: el que se ríe con vos es tu amigo, quien se ríe de vos no es tu amigo. En esta Navidad que ya viene, cuán importante es compartir las alegrías de este año con aquellas personas que te hacen tanto bien. Qué lindo es saber que podés contar con gente buena y que te hace tanto bien. Me pongo a pensar en aquellas personas que tienen que ir por obligación a una cena o almuerzo con gente que le hace daño o no le cae bien, o que simplemente la pasa mal. ¿Por qué lo haces? ¿Por quedar bien? ¿Por cumplir? No dejes que maten tu autenticidad y busca a esas personas que recargan la batería de tu vida, aquellos que aportan a tu vida y a tu estilo de vida. Que lo que queda de este año puedas pasarlo con aquellos que se ríen CON VOS.

3) Admirados: ya estamos cerquita del nacimiento de Jesús. Pensá hoy y mañana cuántas cosas lindas tenés para agradecerle a Dios: tu familia, tu gente, tus logros de este año. Seguí adelante, ponele actitud a la vida y recordá que quien no lucha por lo que quiere pierde… A no arrugar, a seguir, porque la vida es hermosa y simple. Somos nosotros los que la complicamos. A seguir, porque vamos #CaminoaBelén #SigamosLaEstrella

Fuente: https://misionerosdigitales.com/author/pbro-luis-a-zazano

Comments are closed.

newspaper templates - theme rewards