Meditación del 24 de octubre

Escrita por Pbro. Luis A. Zazano

Evangelio según San Lucas 13,1-9.

En ese momento se presentaron unas personas que comentaron a Jesús el caso de aquellos galileos, cuya sangre Pilato mezcló con la de las víctimas de sus sacrificios.
El les respondió: «¿Creen ustedes que esos galileos sufrieron todo esto porque eran más pecadores que los demás?
Les aseguro que no, y si ustedes no se convierten, todos acabarán de la misma manera.
¿O creen que las dieciocho personas que murieron cuando se desplomó la torre de Siloé, eran más culpables que los demás habitantes de Jerusalén?
Les aseguro que no, y si ustedes no se convierten, todos acabarán de la misma manera».
Les dijo también esta parábola: «Un hombre tenía una higuera plantada en su viña. Fue a buscar frutos y no los encontró.
Dijo entonces al viñador: ‘Hace tres años que vengo a buscar frutos en esta higuera y no los encuentro. Córtala, ¿para qué malgastar la tierra?’.
Pero él respondió: ‘Señor, déjala todavía este año; yo removeré la tierra alrededor de ella y la abonaré.
Puede ser que así dé frutos en adelante. Si no, la cortarás’».

La historia habla.

1) Dignidad: en los primeros siglos de la Iglesia surgió un movimiento dentro del catolicismo que se llamaba «los puritanos». Eran personas que trataban de no pecar y se aislaban y consideraban a los que no estaban en ese grupo como pecadores. Es más, estaba la frase «cantan como ángeles, pero son soberbios como demonios». Hay veces que creo que dentro de nuestra madre Iglesia aún sigue habiendo puritanos que se creen puros y que aquellos que no están en sus grupos son pecadores. Dios dio la vida por todos y te recuerda que todos la remamos y la luchamos. Nadie es más que nadie, pero sí podemos cambiar y dar lo mejor de nosotros en esta vida para llegar al cielo.

2) Cambiar: en esta vida tenemos que cambiar, hacer ese proceso de cambio y de lucha. No dejes de luchar por cambiar y aprende a que día nuevo, lucha nueva. No vivas ni de excusas ni de conformismo, aprende a superarte a vos mismo.

3) Frutos: en este camino tenemos algo que se llama «tiempo», el ser humano debe administrar diariamente 24 horas. Algunos lo usan para el deporte, otros para el trabajo, otros para el estudio. Pero hay otros que les sobran las 24 horas y lo usan para la crítica y difamación, o para pensar en hacer un daño a alguien. Hoy administra tu tiempo para producir y no para liquidar. La vida es corta y valiosa, producí.

Fuente: https://misionerosdigitales.com/author/pbro-luis-a-zazano

Comments are closed.

newspaper templates - theme rewards