Meditación del 26 de abril

Escrita por Pbro. Luis A. Zazano

Evangelio según san Juan 10, 1-10

Jesús dijo a los fariseos: «Les aseguro que el que no entra por la puerta en el corral de las ovejas, sino por otro lado, es un ladrón y un asaltante.
El que entra por la puerta es el pastor de las ovejas.
El guardián le abre y las ovejas escuchan su voz. El llama a cada una por su nombre y las hace salir.
Cuando las ha sacado a todas, va delante de ellas y las ovejas lo siguen, porque conocen su voz.
Nunca seguirán a un extraño, sino que huirán de él, porque no conocen su voz».
Jesús les hizo esta comparación, pero ellos no comprendieron lo que les quería decir. Entonces Jesús prosiguió: «Les aseguro que yo soy la puerta de las ovejas.
Todos aquellos que han venido antes de mí son ladrones y asaltantes, pero las ovejas no los han escuchado.
Yo soy la puerta. El que entra por mí se salvará; podrá entrar y salir, y encontrará su alimento.
El ladrón no viene sino para robar, matar y destruir. Pero yo he venido para que las ovejas tengan Vida, y la tengan en abundancia.»

El pastoreo

1) Entra por la puerta: el que pastorea es educado, no invade ni ataca. Vos como pastor debes respetar siempre al otro y no imponerte sobre el otro. Entrar por la puerta significa que el pastor debe ser confidente con los suyos, cercano, amable y creando esa familiaridad que permita una relación estrecha. Es tarea tuya como pastor o pastora de tu familia, como vos y yo que somos sacerdotes. No podemos ser asaltantes, no podemos robar la vida y esperanza de nadie.

2) Llama por su nombre: es la gran relación que vos tenés con Dios y Dios con vos. No dejes de luchar por esa relación íntima con Dios. El buen Pastor debe conocer al otro, dar esa particularidad y ese tiempo al otro. Que esa persona se sienta acompañada y guiada, no ninguneada e ignorada.

3) Va delante: hoy debemos luchar por esa capacidad de liderazgo, el saber afrontar la vida con todo lo que trae, pero también de enfrentar las cosas del día a día. El no tener miedo para guiar sabiendo que la fuerza viene del gran Pastor. Hoy vos estás llamado a pastorear, en tu estilo de vida. Cuidado con el lobo, porque puede robar muchas almas.
Las cuidemos y pastoreemos para que todos estemos en el cielo.

Fuente: https://misionerosdigitales.com/author/pbro-luis-a-zazano

Comments are closed.

newspaper templates - theme rewards