Meditación del 28 de abril

Escrita por Pbro. Luis A. Zazano

Evangelio según San Juan 12,44-50.

Jesús exclamó: «El que cree en mí, en realidad no cree en mí, sino en aquel que me envió.
Y el que me ve, ve al que me envió.
Yo soy la luz, y he venido al mundo para que todo el que crea en mí no permanezca en las tinieblas.
Al que escucha mis palabras y no las cumple, yo no lo juzgo, porque no vine a juzgar al mundo, sino a salvarlo.
El que me rechaza y no recibe mis palabras, ya tiene quien lo juzgue: la palabra que yo he anunciado es la que lo juzgará en el último día.
Porque yo no hablé por mí mismo: el Padre que me ha enviado me ordenó lo que debía decir y anunciar;
y yo sé que su mandato es Vida eterna. Las palabras que digo, las digo como el Padre me lo ordenó».

Creer

1) Creer en mí: la fe es un don, es saber que tu corazón confía en alguien sobrenatural. A la fe se la alimenta y se la proteje. El que tiene fe puede tener un gran caminar en la vida. Fe y razón se complementan y son esenciales en la vida. Hoy Dios te invita a creer y fortalecer tu fe a través de tres ejes: oración personal (diálogo personal con Dios), sacramentos (misa on line y comunión espiritual) y ayuda a los demás (desde dar alimentos a la parroquia cercana, hasta un mensajecito por WhatsApp).

2) Luz: después de esta pandemia tendrás que fijarte en muchas cosas. Hay un antes y un después. Es salir de las tinieblas porque queremos la luz. Ponele luz a tu vida y también ilumina la vida de los que te rodean. Alegra tu vida y la de los que te rodean. El que tiene fe es un atleta de la vida y también ilumina.

3) Vida eterna: Jesús quiere conquistar tu corazón y esa experiencia de Dios es es única y personal. No te detengas a luchar, seguí adelante, camina por lo que más amas y por lo que más quieres. Nadie te puede quitar ilusiones. Dios quiere que seas eterno. La vida nos da una oportunidad: la aprovechemos.

Fuente: https://misionerosdigitales.com/author/pbro-luis-a-zazano

Comments are closed.

newspaper templates - theme rewards