Meditación del 29 de abril

Escrita por Pbro. Luis A. Zazano

Evangelio según San Juan 13, 16-20.

Después de haber lavado los pies a los discípulos, Jesús les dijo:
«Les aseguro que el servidor no es más grande que su señor, ni el enviado más grande que el que lo envía.
Ustedes serán felices si, sabiendo estas cosas, las practican.
No lo digo por todos ustedes; yo conozco a los que he elegido. Pero es necesario que se cumpla la Escritura que dice: El que comparte mi pan se volvió contra mí.
Les digo esto desde ahora, antes que suceda, para que cuando suceda, crean que Yo Soy.
Les aseguro que el que reciba al que yo envíe, me recibe a mí, y el que me recibe, recibe al que me envió».

Ser cristiano es «servicio»

1) Servidor: a esto estamos llamados a recordar siempre, aquí estamos llamados a servir y tu vida cristiana es un servicio. Cristo te invita a vivir en servicio. Pero parece que siempre nos pica el bichito del poder, de sentirte autoridad, de querer marcar territorio con una búsqueda de jerarquía.

2) La selfie cristiana: esa autoreferencialidad que encontramos en las redes sociales también la encontramos en la vida cristiana. En donde en las reuniones grupales o apostólicas de los movimientos o de los grupos parroquiales en vez de hablar de qué obras hacer para ayudar al prójimo se habla de lo que cada uno hace y de la búsqueda de votos para seguir creciendo. Así como algunos suben a las redes hasta lo que comen para que todos lo vean o comenten, hoy tenemos cristianos que buscan mostrar a todo el mundo lo que hacen para que lo reconozcan y sepan. ¡No! Que tu servicio sea secreto y solo para Dios.

3) Ser felices: no te olvides que estás llamado a la felicidad y no te detengas por buscar ese gran objetivo en tu vida, tu felicidad. El darte y entregarte a los otros ayuda a que tu corazón se expanda y encuentre ese gozo eterno, porque la felicidad está más en dar que en recibir

Fuente: https://misionerosdigitales.com/author/pbro-luis-a-zazano

Comments are closed.

newspaper templates - theme rewards