Meditación del 6 de mayo

Escrita por Pbro. Luis A. Zazano

Evangelio según San Juan 15,9-11.

Jesús dijo a sus discípulos:
«Como el Padre me amó, también yo los he amado a ustedes. Permanezcan en mi amor.
Si cumplen mis mandamientos, permanecerán en mi amor, como yo cumplí los mandamientos de mi Padre y permanezco en su amor.
Les he dicho esto para que mi gozo sea el de ustedes, y ese gozo sea perfecto.»

Signo de amor.

1) La unión: esa unión del Padre con el Hijo es un lazo de amor. Es eso lo que se genera en vos cuando más profundizas tu oración. Sé que te cuesta rezar y meterte en tu interioridad, pero una vez que lo logras genera en vos un nivel distinto y un estilo de vivir distinto. Trabájalo. Total, tenés toda tu vida para llevarlo, pero trabájalo día a día para que en vos se profundice ese diálogo de amor. Esa relación fluida y profunda que logres con Dios te llevará a un crecimiento en lo humano y en la fe.

2) Permanezcan en mi amor: es esto que haces día a día. Buscar herramientas que te ayuden a mantenerte conectado con Dios; elementos que permitan a tu vida una conexión con lo divino: los audios, los vivos, los rosarios, lo que sea con tal de que te ayude a mantener tu encuentro con el Dios de la vida.

3) Los mandamientos: no pasa por el mero cumplir, sino que es una necesidad que uno siente al tener ese encuentro con Cristo. La moral cristiana no es una conducta de esclavos sino que es la consecuencia de un encuentro amoroso. Es como esa mujer o ese hombre que, cuando se enamora y decide que esa mujer o ese hombre sea la persona para toda su vida, es capaz de renunciar a todo aquello que sea amenazante para su relación. Lo mismo aquí, quien se encuentra y enamora de Jesús es capaz de dejar todo lo que lo aparte de Él.

Fuente: https://misionerosdigitales.com/author/pbro-luis-a-zazano

Comments are closed.

newspaper templates - theme rewards