Meditación diaria: meditación del 14 de septiembre

Escrita por Pbro. Luis A. Zazano

Evangelio según San Juan 3,13-17.

Jesús dijo a Nicodemo:
«Nadie ha subido al cielo, sino el que descendió del cielo, el Hijo del hombre que está en el cielo.
De la misma manera que Moisés levantó en alto la serpiente en el desierto, también es necesario que el Hijo del hombre sea levantado en alto,
para que todos los que creen en él tengan Vida eterna.
Sí, Dios amó tanto al mundo, que entregó a su Hijo único para que todo el que cree en él no muera, sino que tenga Vida eterna.
Porque Dios no envió a su Hijo para juzgar al mundo, sino para que el mundo se salve por él.»

Exaltación de la cruz.

1) El cielo: hoy te recuerda Dios que más allá de lo que pese tu cruz, hay un cielo preparado para vos. Él hizo el cielo para vos y quiere que vos estés en Él. Busca el cielo y recordá que todo pasa. Ánimo y no dejes de buscar el cielo, aunque muchas veces la cruz te haga olvidar el fin. Hay un cielo para vos.

2) Vida eterna: la fe nos ayuda a caminar y crecer. La fe nos hace libres, la fe nos anima y la fe nos llena. Hoy pedí más que nunca fe ante tanta presión y donde hay tanta incertidumbre. Hoy tenés mucho por dar. Vos también estás llamado a dar vida y vida en abundancia.

3) Amar y no juzgar: hoy te invito a que mires una cruz y que recuerdes que Dios te ama tanto que hace hasta lo injusto por tenerte con Él. La cruz para nosotros es signo de amor y salvación. Nosotros tenemos un Dios vivo, más vivo que nunca. ¡Fuerza!

Fuente: https://misionerosdigitales.com/author/pbro-luis-a-zazano

Comments are closed.

newspaper templates - theme rewards