Meditación diaria: meditación del 15 de septiembre

Escrita por Pbro. Luis A. Zazano

Evangelio según San Juan 19,25-27.

Junto a la cruz de Jesús, estaba su madre y la hermana de su madre, María, mujer de Cleofás, y María Magdalena.
Al ver a la madre y cerca de ella al discípulo a quien él amaba, Jesús le dijo: «Mujer, aquí tienes a tu hijo».
Luego dijo al discípulo: «Aquí tienes a tu madre». Y desde aquel momento, el discípulo la recibió en su casa.

Los dolores de María.

1) Junto a la cruz: en la vida sabes que mucha gente, en los momentos duros, no te acompaña. Hay momentos duros en la vida que sirven de colador porque ahí te das cuenta quién queda en tu vida y quién no. María está en tu vida y te muestra que está a tu lado en las buenas y en las malas, porque es tu Madre y ella nunca se aleja.

2) Tu Madre y tu hijo: es la relación que debemos tener con María: cercana, simple y sencilla. Ella es Madre y sabe todo de vos. A una madre es difícil que se le escapen cosas. Por eso hoy anímate a recurrir a ella y no tengas miedo porque por más errores que hayas cometido, ella está.

3) Los dolores: en María vemos cómo llevó adelante su vida y cómo fue esa entrega a la obra de Dios. Ella no aparece mucho, pero cuando aparece en los evangelios, aparece. Así debemos ser vos y yo: no buscar aparecer todo el tiempo, pero cuando debemos aparecer, aparecer. Hoy pedí a Dios el don de la humildad como María.

Fuente: https://misionerosdigitales.com/author/pbro-luis-a-zazano

Comments are closed.

newspaper templates - theme rewards