Meditación diaria: meditación del 16 de septiembre

Escrita por Pbro. Luis A. Zazano

Evangelio según San Lucas 7,31-35.

Dijo el Señor: «¿Con quién puedo comparar a los hombres de esta generación? ¿A quién se parecen?
Se parecen a esos muchachos que están sentados en la plaza y se dicen entre ellos: ‘¡Les tocamos la flauta, y ustedes no bailaron! ¡Entonamos cantos fúnebres, y no lloraron!’.
Porque llegó Juan el Bautista, que no come pan ni bebe vino, y ustedes dicen: ‘¡Ha perdido la cabeza!’.
Llegó el Hijo del hombre, que come y bebe, y dicen: ‘¡Es un glotón y un borracho, amigo de publicanos y pecadores!’.
Pero la Sabiduría ha sido reconocida como justa por todos sus hijos.»

Disconformes

1) Comparar: las comparaciones son odiosas, pero creo que Jesús llega a cansarse. Y sí, somos medio complicados los seres humanos, que si no es una cosa es la otra. No podés contentar a todos. Al pobre Jesús también lo vuelven loco, me imagino en una familia numerosa lo que debe costar para ponerse de acuerdo, en fin, somos complicados.

2) Cantamos: tu relación con Jesús es personal, pero además la Iglesia te presenta diversos carismas y formas. Hasta te da más accesibilidad que otras religiones, pero siempre se le busca la quinta pata al gato. Hasta imagínate que somos “lengudos”. Escuchaste alguna vez hablar mal a un musulmán de su sheikh, o a algún judío de su rabino, o a algún cristiano de su Papa (mejor no sigamos).
Capaz que hoy podés conocer más de tu fe.

3) La sabiduría: hoy te invita Jesús a buscar saborear la vida, encontrarle ese gustito al vivir y contemplar el amor de Dios en cada cosa que te sucede. No tengas miedo de vivir y de encontrar las cosas lindas de cada día, porque todos los días puede sucederte algo lindo.

Fuente: https://misionerosdigitales.com/author/pbro-luis-a-zazano

Comments are closed.

newspaper templates - theme rewards