Nuestra Historia

HISTORIA DEL COLEGIO

COLEGIO “MADRES ESCOLAPIAS” CERRO DE LAS ROSAS, CÓRDOBA  (1952 – 2013)

NUESTRO COLEGIO “MADRES ESCOLAPIAS”  CUMPLIÓ 61 AÑOS

Ya desde 1943 se les estaba sugiriendo a las Madres Escolapias del Colegio “25 de Mayo” abrir un nuevo establecimiento en el Barrio Cerro de las Rosas. A las familias que vivían en él se les hacía difícil llevar a sus hijas al centro y además algunas sectas estaban haciendo adeptos entre los jóvenes del lugar, por tanto era urgente la presencia educativa católica en el barrio. Se iniciaron trámites de compra de terrenos, pero no se contaba con suficientes recursos para embarcarse en una nueva fundación.

El 28 de noviembre de 1950 viene un grupito de Religiosas a vivir a un chalet de la calle Malbrán. En 1951 se abre un Jardín de Infantes que desde el primer día de funcionamiento contó con 80 alumnas.

El 28 de enero de 1952 la comunidad de Madres Escolapias se instala en el edificio amplio y acogedor de la entonces Avda Belgrano 145, construido para el nuevo colegio de Madres Escolapias y se van abriendo las distintas secciones hasta completar el nivel Primario. Casi todos los grupos estaban a cargo de religiosas maestras, caracterizándose por una esmerada formación humano- cristiana de la que siempre fueron ejemplo las Madres Escolapias. Hoy sus docentes, religiosas y laicos, continúan priorizando su Formación Permanente, conscientes de que es la mejor forma de ser Cooperadores de la Verdad, como definiera a los docentes, ya en el 1597 San José de Calasanz; y es también una exigencia del amor y respeto que merecen nuestras alumnas.

La bendición del colegio la realiza Mons. Lafitte el 15 de noviembre de 1952 y se entroniza la imagen de Nuestra Señora del Pilar, réplica de la que se venera en la Basílica homónima de Zaragoza, España, quedando el colegio bajo tan auspiciosa protección.

En 1953 se inicia el nivel Secundario y se recibe la primera promoción de Maestras Normales en 1957. Desde esta fecha y hasta 1968 se continúa con esta modalidad. En adelante se recibirán bachilleres con orientación docente, hasta que en 1976, buscando la mejor formación humana y académica de las alumnas, se adopta el plan del “Proyecto 13”, que ofrece al Colegio más horas de clase y tutorías para las alumnas y Perfeccionamiento retribuido para los profesores. Se prioriza un mejor seguimiento del proceso de enseñanza aprendizaje, y se implementa el Departamento de Orientación, a cargo de una Psicopedagoga, Asesora Pedagógica y una Sicóloga, incorporando así el apoyo de especialistas tanto en Pedagogía como en Psicología y logrando un muy buen nivel académico que se mantiene actualmente.

Al implementarse la Ley Federal de Educación se ha hecho opción por la modalidad de Ciencias Sociales con especialización en Relaciones humanas y públicas.

A lo largo de los años se ha mantenido con una sola sección de cada curso y grado. Por tal motivo es un colegio pequeño que acoge a una gran familia en la que se viven relaciones muy cercanas y aspiramos a que las alumnas se desenvuelvan en un clima de libertad y caridad creciente, de solidaridad. La Pedagogía de la sencillez y la cercanía es su fuerte, se motiva y valora el esfuerzo por la superación personal, la vivencia de valores, expresión de la autoconciencia de saberse hijas amadas de Dios, llamadas a una vocación trascendente y a compartir con los hermanos el amor recibido.

A lo largo de los años transcurridos, las alumnas han formado distintos grupos con proyección social. Vienen realizando visitas y apoyo a la Casa Cuna, Cottolengo, hospital de niños, geriáticos, Hogar Bethel, Banco de Alimentos, apoyo escolar, etc. En las vacaciones han realizado frecuentes misiones por pueblos del interior.

De las visitas frecuentes, de religiosas y alumnas, al Bº Villa Urquiza, de los grupos de Catequesis y de apoyo escolar, nació la necesidad de hacer una nueva fundación en este barrio, acogiendo a una franja carenciada y vulnerable de nuestra sociedad. Era el año 1970.

Este colegio lleva el nombre de “Paula Montal”, quien fuera Fundadora de las Madres Escolapias, el año 1829, en Figueras, España y que ha sido canonizada por Juan Pablo II el 25 de noviembre de 2001. El día 8 de julio de 2000 se aprobó en Roma el milagro requerido para que se hiciese realidad tan magno acontecimiento.

Se cultiva con esmero la formación religiosa y las alumnas tienen la posibilidad de participar en convivencias y retiros especialmente organizados para ellas, cubriendo ampliamente las expectativas de participación. Están nucleadas en distintos grupos apostólicos de parroquias o movimientos, llegando a ser en algunos de ellos coordinadoras de grupos y animadoras.

En el Colegio Madres Escolapias del Cerro de las Rosas, también semanalmente se celebra la Eucaristía para los vecinos y está abierto a las necesidades educativas y pastorales del barrio.

Junto a las actividades Curriculares se han ido introduciendo otras complementarias, como el Inglés nivelado, tanto en Primaria como en Secundaria, Computación, el club de Ecología, actividades fuera del horario escolar: deporte, jokey, teatro.

Muchas alumnas están siempre dispuestas a participar en Olimpiadas o en otras actividades culturales y de bien público. Durante muchos años se ha colaborado con el Banco de Alimentos, no sólo donando alimentos, sino animando actividades para su recolección.

Otra conquista que lo caracteriza desde 1956 es la creación de la Asociación de la Unión de Padres que apoya y acompaña la tarea realizada por los docentes. Hoy también tiene a su cargo el equipamiento y funcionamiento de la sala de Computación del Colegio, de las actividades de deportes y de otras actividades culturales, festivas y de formación. Entre éstas se cuenta la Pastoral Familiar que ellos mismos llevan a cabo, nucleándose en grupos espontáneos para tratar temas de su interés referidos a la pareja, los hijos, etc.

Así también se hace realidad el espíritu de familia del colegio, ya que se crean vínculos afectivos muy fuertes. No puede estar ausente la Familia, pues el deseo de Madre Paula es: Salvar las familias enseñando a las niñas el Santo Temor de Dios”. Un buen hijo no quiere desagradar en nada a su padre. Ese el Santo Temor de Dios: la dicha de sentirnos hijos y por tanto hermanos, amados por nuestro Padre Dios. Esta es nuestra educación en la Piedad, a ejemplo de San José de Calasanz, de quien aprendió Madre Paula Montal.

Durante muchos años el colegio recibió pupilas, quienes guardan preciosos recuerdos de aquel tiempo, tanto respecto a las religiosas que las atendían como a las compañeras. Se destacaban en todo: por la dedicación al estudio, en el deporte, en la formación humana y religiosa. Hoy aquellas instalaciones que ellas ocupaban han sido reconvertidas en aulas, pues el colegio se ha visto remozado y ampliado en distintas intervenciones ediliciamente, siempre en la búsqueda de un mejor servicio educativo.

El año 2012 volvió a convocarse a las exalumnas y se formó la comisión coordinadora del Centro de Ex alumnas, que tantos años funcionó con asiduidad, reforzando lazos afectivos muy importantes. El facebooK abierto en noviembre de 2012 cuenta con más de 400 adherentes.

Para el curso lectivo 2014, se abrirá la sala de 3 años, lo que significará hacer algunas remodelaciones en las salitas del nivel Inicial.

“61 AÑOS CUMPLIENDO EL SUEÑO DE SANTA PAULA MONTAL”

Comments are closed.

newspaper templates - theme rewards